Page 2 - L03
P. 2

UN ALUMNO



                                                 FRACASADO




                                                 CON OLOR A
                                                 CERVEZA


                                                  Martín Cinzano


                                                 Sed, sed de alcohol, sed de vino, de nostalgia, de vida.
                                                 Húndete en un paseo por la poesía de un poeta
                                                 francamente sediento.




                                                                         Siempre habrá un último romántico.
                                                                                          Jorge Teillier






                                                 Continuando con la fuerte tradición de poetas chilenos veni-
                                                 dos del sur —Pablo de Rokha, Pablo Neruda, Gonzalo Rojas,
                                                 Teófilo Cid, Rolando Cárdenas—, el vino, la cerveza y más de
                                                 algún destilado ocupan un espacio considerable en la vida y
                                                 obra del poeta Jorge Teillier (1935-1996), nacido en Lautaro y
                                                 muerto en Viña del Mar.

                                                    Entre todos ellos es Teillier el poeta a quien más se lo asocia,
                                                 desde un punto de vista vivencial y textual, con la ebriedad, y a
                                                 partir de sus versos se ha podido hablar de una poética estre-
                                                 chamente vinculada a la embriaguez, donde resuena el legado
                                                 de Nerval, Baudelaire y Rimbaud. Pero, más que el desorden de
                                                 los sentidos, la presencia constante del alcohol en Teillier pa-
                                                 reciera posibilitar, a paso calmo, el retorno ansiado a un lugar
                                                 inhallable, del cual, paradójicamente, el poeta quizás no se ha
                                                 movido ni se moverá jamás. En el poema «Cuando todos se
                                                 vayan», del libro Muertes y maravillas de 1971, se lee: «Cuando
                                                 todos se vayan a otros planetas/ yo quedaré en la ciudad aban-
                                                 donada/ bebiendo un último vaso de cerveza,/ y luego volveré
                                                 al pueblo donde siempre regreso/ como el borracho a la ta-
                                                 berna». Por otra parte, en el poema «Andenes» de El árbol de la
                                                 memoria (1961), alguien recuerda, en una desierta estación de
                                                 trenes, el regreso a casa después de las vacaciones, «cuando
                                                 eras —para los parientes que te esperaban—/ sólo un alum-
                                                 no fracasado con olor a cerveza».





          2                                                                                   LENG ETRAZOS enero-junio 2015
   1   2   3   4   5   6   7